Navegando por
Etiqueta: textos

DESPEDIDA

DESPEDIDA

Un parpadeo y esquivó una última mirada. Bajó la cabeza y salió de la habitación. No hubo más. Evitó volver a cruzarse con ella mientras recogía todas sus cosas de la casa. Se encerró en el baño y, ahogando el llanto en la primera toalla que pilló a mano, lloró un río por ella. Sentía el corazón hecho pedazos, las ilusiones destrozadas y el futuro tan incierto que la aterrorizaba. El temor a la soledad, los planes más cercanos que…

Leer más Leer más

PLAY

PLAY

Tiempo después y de nuevo juntos. Cambiamos las cervezas por cafés y los bares por parques de bolas y así comprobamos que daba igual el sitio, la bebida, el entorno. Todo sigue siendo igual. A pesar del tiempo separados, de las breves charlas por whatssap, de los muchos audios para decirnos qué tal… Todo igual. Y, como si hubiéramos estado en pausa todo este tiempo, con vernos, le dimos al play. Charlamos, reímos, nos contamos y nos pusimos tan al…

Leer más Leer más

INFANCIA

INFANCIA

Y en un paseo, viajar al pasado. De parques con pelotas, de quedar sin necesidad de múltiples mensajes, de saber que al día siguiente, a las cinco, estarán todos puntuales. Niños corriendo y jugando, sin necesidad de más. Ni miles de juguetes, ni cachivaches imposibles, ni yo tengo más que tú, ni quiero lo que tú tienes. Tan solo sus cuerpecitos pequeños corriendo tras un balón, sin diferencia de ellas o ellos. Juntos. — Ahora soy yo la portera —…

Leer más Leer más

RECUERDO

RECUERDO

Recuerdo que nosotros apenas teníamos vacaciones porque, cuando los demás descansaban, él más trabajaba. Recuerdo que me bromeaban con que era adoptada y yo, retraída, me callaba pero con el tiempo aprendí que me parecía más a él que cualquiera de mis hermanas. Casi no le recuerdo sin bigote. Recuerdo su manera incansable de trabajar, con la pasión que solo alguien que está muchas horas al servicio lo puede hacer. Con alguna queja, con más de un achaque. Recuerdo que…

Leer más Leer más

POR UN MOMENTO

POR UN MOMENTO

MIRADAS Una nueva noche, una nueva oportunidad. Otra vez está aquí con su grupo de amigas. Hoy estoy decidido a dar un paso más. Necesito avanzar en esta lucha de miradas que mantenemos desde hace días. Ya no puedo soportarlo más. ¡Me ha pillado! Seguro ya sabe que me tiene absorto y que me hipnotiza con cada contoneo. La forma tan graciosa de tontear con su pelo, enroscándolo entre los dedos, estirando y soltándolo en un movimiento armónico que me…

Leer más Leer más

HOGAR

HOGAR

Cruzamos el umbral de la emoción y con una simpe rúbrica sentenciamos el futuro. Nos volvimos propietarias, dejamos de ser inquilinas. Nuestro hogar, nuestro lugar albergando nuestro sino. La vida nos daba un giro y nos ponía en el camino un nueva aventura que se convertía en la locura de decorarlo con el mimo de quien diseña el destino llenarlo no solo de cosas, sino de vivencias valiosas. Y entrando ya por la puerta, bien cogidas de la mano, supimos…

Leer más Leer más

LA HUIDA

LA HUIDA

Los malos presagios se empezaban a cumplir. La rutina se acababa para ellos y todos los que estaban a su alrededor. El sonido del despertador por la mañana había sido sustituido por las alarmas antiaéreas que alertaban de un ataque inminente. Ahora, no era necesario elegir la ropa escrupulosamente para ir a trabajar. Solo necesitaban algo cómodo para bajar al refugio que, entre todos los vecinos, habían habilitado en el parking del edificio. Esos vecinos que apenas conocían, a pesar…

Leer más Leer más

EL ABOGADO

EL ABOGADO

Anton Chigurh era imponente. Alto, fuerte, serio. Muy serio. Además, era impasible e insensible. Lo demostró en el relato de cada uno de sus asesinatos cuando, en la cárcel de máxima seguridad, la ADX Florence en Colorado, el abogado John Donovan se encontró con él. No gesticuló y apenas pestañeó en la hora y media que estuvieron reunidos. Miraba tan fijamente a los ojos que conseguía desconcertar a todos y su serenidad al hablar hipnotizaba como lo podía hacer Jeff…

Leer más Leer más

ELLA

ELLA

  Una gorra para cubrir las canas que ni los tintes enmascaran. Tan negra como era su pelo demasiados años atrás. Relieves de expresión en la frente que muestran el paso de la vida, los surcos de la senectud. Las cejas casi imperceptibles, tan elevadas como arqueadas, reflejando el entusiasmo de una visión. La ilusión en la mirada. Ojos grises bien usados y muy vividos, con un gesto de antigüedad y pestañas invisibles, a juego con las estrías que adornan…

Leer más Leer más

LA SILLA

LA SILLA

Allí te esperaba cada noche mientras me mentías. Tan incómoda como la situación de tener que fingir que no sabía a qué te dedicabas en las horas “muertas”, tan vieja como me hacías sentir a mí cada vez que descubría una nueva amante, otra aventura.  Para ti, la silla, simplemente ha sido un tiesto más, como yo. Un adorno que mueves de un lado al otro, al que no le haces aprecio ni le tienes estima. Un asiento, sin más,…

Leer más Leer más