HOGAR

HOGAR

Cruzamos el umbral de la emoción y con una simpe rúbrica sentenciamos el futuro.

Nos volvimos propietarias, dejamos de ser inquilinas.

Nuestro hogar, nuestro lugar

albergando nuestro sino.

La vida nos daba un giro y nos ponía en el camino

un nueva aventura que se convertía en la locura

de decorarlo con el mimo de quien diseña el destino

llenarlo no solo de cosas, sino de vivencias valiosas.

Y entrando ya por la puerta, bien cogidas de la mano,

supimos que aquel futuro nos había llegado con apuro.

Con la paciencia de un santo y el poco dinero del banco

hicimos que cuatro paredes se convirtieran en la morada

de quienes viven enamoradas .

**Texto escrito para los retos de Ludus

Si te gusta, comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.