Y LLEGÓ SAMUEL – PARTE 1

Y LLEGÓ SAMUEL – PARTE 1

Querido Samuel,

Te escribo esta carta porque nos gustaría que siempre tuvieras el recuerdo de lo importante que has sido para nosotros. Todavía tienes 6 años y será difícil que puedas entenderlo pero, esperamos, puedas leer esto cuando tengas unos años más y seas consciente de que has sido tu más necesario para nosotros que nosotros para ti.

Era comienzos de año cuando empecé a pensar en que podría tener a alguien como tú en casa y, cuando lo comentaba con los más cercanos, me decían que estaba loca, que era complicarse la vida “gratuitamente” y que había muchas formas de ayudar, sin pringarse tanto. Todos menos mi Miguel. Él supo que los tres tendríamos la capacidad y las ganas de empezar este proyecto e involucrarnos al cien por cien.

Y así fue como comenzamos a buscar información de asociaciones, reglamento y normativas. Todo parecía encajar. Teníamos sitio en casa, nuestro estudio psicosocial fue favorable y, entonces, nos llegó la noticia. Samuel vendría a vivir con nosotros por unos tres meses.

El 20 junio, cuando fuimos a recogerte, no sé quien estaba más nervioso. Yo, que conducía y no daba pie con bolo, Miguel que venía de copiloto y tenía tembleque en las piernas o Quique, que atrás en su silla, miraba con extrañeza la silla que le acompañaba al otro lado del coche. Supongo que sus cuatro años no eran suficiente para entender que, temporalmente, tendría un hermanito.

Ha sido un verano espectacular, con algún día complicado porque la adaptación total llegó cuando casi te tenías que ir, pero desde luego compensó cada uno de los minutos que invertimos en ti, y en este proyecto. Hemos querido darte todo el amor que hemos sido capaces, pudimos ir de vacaciones los cuatro, verte sonreír, jugar en la playa, pelearte con Quique, enfadarte con nosotros, reírte con nuestras ocurrencias y vivir una normalidad que, solo nos apena, sea temporal.

Tenerte con nosotros ha sido una experiencia tan enriquecedora que no dudamos en volver a repetir y que tengamos en el futuro muchos “Samuel” en nuestra vida, así Quique podrá vivir cada verano como una aventura con un hermano distinto. Seguro que todos los que vengan nos darán más de lo que nosotros les podemos dar y eso lo hemos aprendido gracias a ti, nuestro primer niño de acogida.

Ten siempre presente que no vas a ser solo un recuerdo de verano, sino una pieza más de nuestro puzle, un pilar que sostendrá los valores de esta familia y el primogénito de todos los que vendrán. Vas a estar siempre en esta familia y solo has podido confirmar que has sido la mejor decisión que hemos podido tomar en nuestra vida.

Esperamos verte en el futuro con las mejores circunstancias.

Te queremos infinito

Diana, Miguel y Quique.

Si te gusta, comparte

2 comentarios en «Y LLEGÓ SAMUEL – PARTE 1»

  1. Que suerte la de Samuel encontrar una familia que desprende tanto cariño y amor!! Veranos así marcan toda una vida!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.