POR ELLA

POR ELLA

Haría todo por ella. Veinte años atrás le dio la vida y, ahora, que la vida se le torcía a su preciosa pequeña estaba dispuesto a darle lo que le hiciera falta. El riñón no era nada. Le daría el corazón si eso la curara. 

La compatibilidad fue la mejor de las noticias; la preparación una dulce espera y ver su cara de emoción el mejor regalo. En ello pensaba mientras la enfermera empujaba la silla de ruedas hacia el quirófano. Templaba los nervios con cada pensamiento. Soñaba con evitarle las visitas cada vez más frecuentes al hospital, las horas de diálisis, las molestias y la dependencia de una máquina que la salvaba y martirizaba a partes iguales. 

Ella sería un poco más libre y él mucho más feliz. Había llegado el momento. Ahora ella tendría algo más de él. Comenzarían sus nuevas vidas


Disparador creativo: Día Nacional del Trasplante. 

Si te gusta, comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.