SALTO

SALTO

La decisión está tomada. Te advertí que no me pusieras en esta tesitura porque las consecuencias podían ser fatales para nosotros y, así lo has querido.

No, no te culpo por ello porque, en el fondo, sé que para ti ha sido la excusa que necesitabas para dejarme ir. Una decisión cobarde que me has obligado a tomar porque sabes que, tú nunca lo harías. Cumpliste tu promesa vacía de no dejarme nunca, pero ese acuerdo contigo mismo no tiene sentido cuando ya nada me dabas ni demostrabas.

No, no te juzgo por ello. Has quedado como la víctima y me has puesto en la situación egoísta ante todos. Tampoco me importa porque tú y yo sabemos la verdad de nuestra historia y que, de los dos, yo he sido la fuerte, la valiente, la que arriesga y estoy segura de que también seré la que gana.

Si, si siento pena por vaciar cajones, por cambiar de vida, de ciudad, de rutina y dar un giro completo a lo que tanto nos costó formar. Serás un recuerdo y, sin duda, serás el mejor de los recuerdos.

Si, has sido lo mejor de mi juventud y te llevaré siempre en mi dedo corazón gracias a aquel anillo que pudo ser el de pedida y se quedó solo en un gesto simbólico.

Ahora comienzo una nueva vida, un sueño, un proyecto. Todavía te espero. Da el salto y ven. Estamos a tiempo.

**Texto escrito para Libros.com basado en el tema: Cuenta la historia de alguien que trata de decidir entre el trabajo de sus sueños y el amor de su vida.

Si te gusta, comparte

2 comentarios en «SALTO»

  1. Leo este relato y me lleva a tiempos pasados, en los que tuve que elegir entre apostar por el amor o el trabajo. No fui tan valiente como la protagonista, decidí quedarme en mi zona de confort. Pero aún, en ocasiones me pregunto qué hubiera pasado si hubiera dado el salto y lo hubiera dejado todo atrás…
    Me encantan tus relatos. Impaciente por leer el siguiente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.