COARTADA

COARTADA

Descansaba durante el día para estar fresco y cometer el atentado semanal. A pesar de que siempre dejaba una pista, y volvía al lugar del crimen, cumpliendo con el ritual y aumentando el morbo, todavía no habían conseguido relacionar los casos y estaba seguro de que la policía no tenía ni el más remoto indicio de su culpabilidad. ¿Quién iba a pensar que el cura del pueblo iba a ser capaz de tales atrocidades? Era el camuflaje perfecto. La coartada definitiva. A las 12.00h la primera misa, a las 00.00h el delito y a las 24 horas la misa de difuntos.

**Texto escrito para Relatos en Cadena. Cadena Ser. con el inicio dado.

Si te gusta, comparte

Un comentario en «COARTADA»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.