EL VECINO – PARTE III

EL VECINO – PARTE III

El vecino – Parte I https://relatoteca.com/el-vecino/

El vecino – Parte II https://relatoteca.com/el-vecino-parte-ii/

Creo que conseguí dar un par de cabezadas más profundas pero, por lo general, se podría decir que aquella noche no dormí y eso lo notó la razón de mi desvelo cuando coincidimos en el ascensor a la mañana siguiente. Bueno, en realidad, no fue una coincidencia sino más bien un encuentro provocado por mi. Necesitaba comprobar si tenía tan mala cara como yo, si estaba tan cansado cómo yo y, sobre todo, que actitud tenía.

Pues allí estaba sus treinta y pocos años, más fresco que una rosa y especialmente sonriente. Tenía una cara amable, un gesto agradable. Parecía un buen tipo.  Así que en los pocos minutos que duró el trayecto en el ascensor intenté recopilar la máxima información siendo lo más discreto posible pero, no funcionó.

Cruzamos un par de saludos, la típica frase del tiempo y yo, en un intento desesperado por saber más, le comenté el cansancio que tenía por no haber podido dormir en toda la noche. Ni se inmutó. Se despidió con un saludo cordial y salió por el portal. Todo normal, pero yo seguía sin poder sacarme de la cabeza el arrastre constante y puntual de muebles en la madrugada.

Solo me quedaba una opción. Volver a comprobar si eso se repetía todas las noches y cerciorarme de que no me estaba volviendo loco. Y, efectivamente, estaba en lo cierto. A las doce y media de la noche comenzó el traqueteo de mueble, arrastre, puerta, cinco minutos de pausa, traqueteo de mueble, arrastre, puerta… Y así durante dos horas.

Era de locos. ¿Qué narices estaba pasando? Cuando al día siguiente descubrí la verdad, me sentí tan estúpido como nunca en mi vida. Y es que a veces, muchas, la imaginación es más poderosa que lo lógico.

Continuará…

Si te gusta, comparte

Un comentario en «EL VECINO – PARTE III»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.