DESABASTECIMIENTO

DESABASTECIMIENTO

Estanterías vacías. El apocalipsis de abastecimiento llevaba a todos a temer lo peor. No se sabía hasta dónde podría llegar la nefasta coyuntura, pero los nervios estaban a flor de piel. La pugna entre empleados del supermercado y clientes era constante.

En su espera decidió coger un trozo de chocolate de los que siempre llevaba cerca. Debía ser cauto en el consumo porque no sabía hasta cuando le duraría la última tableta. Una semana más, quizás dos si se controlaba. Las circunstancias no ayudaban.

Cada día los camiones pasan a media carga. Dentro, rebotan paquetes de arroz y pasta con pocas cajas de verdura y mucho menos de fruta. En la apertura, los madrugadores corren en busca del preciado botín. Él, pausado, se dirige a su pasillo en busca de un poco más de su droga.

Si te gusta, comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.