LEO Y EL LIBRO

LEO Y EL LIBRO

Polvo y una pequeña telaraña adornaba el lomo del cuento en lo más alto de la estantería. Abandonado y triste. Inerte para los habitantes de aquella casa tan ocupado que no se preocupaban de cuidar lo más valioso que tenían: los libros antiguos. Se sentía el patito feo entre tantos libros nuevos, relucientes y ubicados en mejores posiciones de los estantes. Nadie se fijaba un poco más arriba.

Con la hojas amarillentas, pegadas y emanando ese olor tan característico de libro antiguo vio al chico que cotilleaba entre los vecinos de abajo. De repente un siseo.

— ¡Eh, tú! ¿Me coges por favor? — dijo el libro.

El pequeño movimiento, que hizo pensar a Leo que le caería en la cabeza, le dio la pista de que ese libro se había movido.

— ¿Quiere dejar de mirar con un panoli hacia arriba? — insistió con tono enfadado.

— Perdona, pero no estoy acostumbrado a que los libros me hablen — contestó atónito el chico.

— Siempre hablan, pero no les escucháis. Ahora que por fin he conseguido que alguien me escuche, ¿me abres? Necesito estirar las páginas y airearme. No sé cuándo fue la última vez que me abrieron — relataba el cuento.

Leo no acertaba a articular ni media palabra y, obediente, cogió el libro de la parte alta de la estantería. Inspiró su fragancia, como solo hacen los amantes de los libros y lo abrió. Entonces, se hizo la magia.

Los personajes saltaban de página en página, las ilustraciones se encogían y estiraban, los números de página revoloteaban y las palabras se reunían en el índice para charlar entre ellas y ponerse al día.

Leo observaba el espectáculo atónito. Por fin consiguió hablar.

— Pero, ¿esto es normal? ¿me estoy volviendo loco cual Quijote?

— Chico, con ese nombre deberías saber mucho más sobre los libros.


Disparador creativo: Reto de escritura Ludus

Si te gusta, comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.