LEER

LEER

Leer, leedles cada día, aunque el cansancio apremie y a pesar de que solo deseas descansar y recuperar fuerzas. Es fundamental que adquieran el hábito, que aprenda a disfrutar de las historias, los cuentos, los relatos.
Si cada día lo haces plantarás esa semilla, que a algunos nos vino de alguna otra forma, y tarde o temprano dará sus frutos. Será un regalo para toda la vida y, si el objetivo no se consigue, seguro recordarás y ellos recordarán esos momentos finales del día donde el último esfuerzo se ve recompensado con un beso de buenas noches.

Si te gusta, comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.