HACE UN AÑO

HACE UN AÑO

Hace un año ya de aquel día, de esa última celebración, de aquel viaje programado que nunca llegó. De la confirmación de las sospechas de que todo iría a peor y que la vida te cambiará pero no para mejor.

Un año de aquellos síntomas, del miedo y de la desesperación, del cansancio extremo. Del querer creer que no, pero si.

Un año de más pérdidas que ganancias, de cambios, de adaptación. Sensación de hastío, rutina y repetición.

Comienza un nuevo año con los temores pasados, los miedos presentes y el futuro demasiado incierto.

Si te gusta, comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.