ENREDADOS

ENREDADOS

Después de tanto tiempo oyéndose, al fin se ven. Por la ventana asoman los tímidos rayos de sol que anuncian el fin de la tarde y el comienzo de ellos. Abrazados. Muy cerca. Casi estrujándose. Él tan firme y ella tan ardiente. La poca ropa que aguantaba la batalla corporal iba cayendo a ambos lados. Los reparos iban desapareciendo y tan solo quedaba lo más íntimo de ellos. La piel. El gozo. El disfrute. Enredados en aquella alfombra del suelo tuvieron, por fin, su primer encuentro.

**Relato escrito para los retos de Microrrelatosies

Si te gusta, comparte

Un comentario en «ENREDADOS»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.